Planeta Gente USLA

December 02, 2016

Bitácora de Vuelo - Facundo Batista

PyCon Argentina 2016


El fin de semana pasado fue la octava edición de la conferencia nacional de Python en Argentina. Se realizó en Bahía Blanca, tres días de talleres y charlas.

Yo dí una charla, "Bindings, mutable default arguments, y otros quilom... detalles", y asistí a otras; las que más me gustaron fueron "Poniéndonos un poco más serios con Kivy" por Sofía Martin y alguien más que no recuerdo, "Compartiendo memoria eficientemente con proxies" por Claudio Freire, "Argentina en Python: comunidad, sueños, viajes y aprendizaje" por Humitos, "MicroPython en EDU-CIAA" por Martín Ribelotta, "Redes neuronales con Python utilizando Keras" por Fisa, "Deep learning: aprendiendo con la escafandra" por Javi Mansilla, e "Introducción a programación paralela con PyOpenCL" por Celia Cintas.

Mi charla, renovada

Las keynotes estuvieron muy bien, también. Fernando Schapachnik, de la Fundación Sadosky nos habló del problema de género en las comunidades informáticas (con datos, análisis, y una arenga política al final que estuvo bárbara). Ángel Medinilla nos dío una charla-show-standup sobre metodologías ágiles (excelente presentación). Y la última fue de Victoria Martínez de la Cruz, contando las ventajas y desventajas de trabajar de forma remota (algo que se está imponiendo más y más en las comunidades de software y que está lleno de mitos, así que era muy necesaria).

La organización del evento también estuvo impecable. Se nota que laburaron un montón y salió todo muy bien.

Los asistentes a punto de escuchar una plenaria

Más allá del costado técnico, y de lo que sucede en estos eventos de charlas que se generan, reencuentros, etc, tanto en pasillos como luego de la conferencia en bares o por ahí, quiero destacar el lado "humano"que tuvo esta conferencia.

No sólo las keynotes hablaron de las personas o sus grupos de trabajo, sino que también tuvimos charlas que hicieron lagrimear a varios, como la de Humitos que mencioné arriba o la de Roberto Alsina ("Cómo desarrollar software libre (o no) y no morir en el intento (o no)", que no pude ver pero me contaron). Pero había algo más en el ambiente. Gente comentando lo copada que son organizadores y asistentes en este evento, que cómo te ayudan con todo, que se preocupan, etc. Había muy buena onda por todos lados.

Relajando un poco, en el almuerzo del primer día

Trabajando en uno de los espacios abiertos que había

Hubo una anécdota interesante, también. Resulta que una señora vio en un kiosco a unos asistentes a la conferencia que tenían algo de Python encima. Entonces fue a la escuela de su hijo mayor, de 13 años, lo sacó antes de hora y volvieron a la zona del kiosco (que obviamente, era muy cerca del edificio de la conferencia). Justo pasábamos otros chicos y yo, vieron un pin de Python que llevo en la mochila, y nos preguntaron qué onda. Les contamos de la conferencia, Diego M. les regaló el librito del evento, y listo.

Nosotros pensábamos que terminaba ahí. Nada más lejos.

Al rato volvemos al edificio donde se desarrollaba el evento y vemos que sube a la zona de la conferencia la madre y los dos niños. El pibe de 13 se colgó todo el día yendo de charla en charla, mientras la mamá le hacía el aguante en una zona con sillones. No sólo eso, sino que fueron el sábado y el domingo a la conferencia, y se pasaron todo el finde allí. Notable.

Todas las manos todas

Para cerrar les dejo las fotos que saqué, más esta búsqueda de tuiter que está buena.

by facundo at December 02, 2016 11:51 AM

November 26, 2016

pilas.guru

Spam como evento de calendario

He recibido una invitación a un evento de calendario por una oferta de rebajas que hace “alguien” por ahi, o sea un SPAM directo como un evento de calendario. Eso generó que todas las alarmas de calendario se activaran, pidiendo confirmación para aceptar o rechazar mi participación tal evento.

Me resulta una forma muy ocurrente y efectiva de hacer spam por el nivel de molestia que provoca. No es fácil ignorarla, pero la odisea no termina ahi.

El spam en cuestión invita a grupo importante de direcciones que comienzan todas con “rp”, entre las que está la mía.

captura-de-pantalla-2016-11-25-a-las-10-40-34

Seguramente el spammer no sabe que yo he recibido su invitación, pero el sistema me obliga a aceptar o declinar la invitación, en cuyo caso notificará que estoy aquí y que he leído su spam, por lo que mi dirección es válida y buena para seguir enviando este tipo de “invitaciones”.

captura-de-pantalla-2016-11-25-a-las-10-14-06

Así que de ninguna manera se debe aceptar o rechazar la invitación

Y como la opción borrar, no queda disponible el problema no es trivial de resolver.

Consultando distintos sitios, bases de conocimiento y lo que encontré, veo que la solución es crear un nuevo calendario, por ejemplo llamarlo SPAM, editar la invitación y moverla a dicho calendario.

captura-de-pantalla-2016-11-25-a-las-19-59-16

Al calendario SPAM lo desmarco para que no lo sincronice con mis dispositivos, pero también se puede borrar y de esa forma eliminan también los eventos que están en él.

Una molestia importante pero tiene solucion.

A mi me ha sucedido con el calendario de iCloud, pero hice pruebas y funciona equivalente en Google Calendar.

by pilasguru at November 26, 2016 01:58 PM

Federratas

En busca del heroísmo en los mandos medios

Yo imagino que todo el mundo cree, íntimamente, ser un héroe. Que nadie aspira a la maldad, que cada villano que construimos se despierta todos los días pensando que está luchando por un mundo mejor.

Imagino a Cristina Fernández diciéndose “mi misión es salvar a la clase obrera”. O a Mauricio Macri felicitándose “Gracias a mí vamos a reinsertarnos en el mundo y recuperar el respeto internacional”.

La reciente discusión acerca de voto electrónico en Argentina me ha planteado un desafío. Conozco las historias que nos contamos entre quienes nos oponemos. Puedo imaginar las que se cuentan quienes lo proponen desde la “cumbre” de la política, como Macri o Urtubey, e incluso las que se cuenta la gente de la empresa que quería proveerlo.

Pero fracaso rotundamente cuando pienso en los mandos medios: ¿qué se decía Adrián Perez por la mañana, antes de salir a empujar un proyecto del que no estaba convencido? ¿Qué proeza imaginaba estar llevando a cabo Pablo Tonelli, mientras negaba la inexorable realidad de que absolutamente todo puede fallar? En algún momento, Marcelo Wechsler decidió asumir el riesgo de aventurarse en los terrenos desconocidos de la física, y terminó haciendo el ridículo con su infame “capa de Faraday”. Me cuesta creer que se hubiera arriesgado así si no es en defensa de valores en juego que, en su cabeza, sólo él podía salvar.

Podemos pensar que esta es una reflexión inútil, que se trata de simples corruptos que estaban persiguiendo un mango fácil con la licitación. Pero aún si así fuera, me cuesta creer que alguien puede mirarse al espejo todos los días y felicitarse por la cantidad de guita que va a afanar hoy sin volverse loco.

La pelea contra el voto electrónico no se acabó aún. No sólo porque todavía hay negocio por hacer: también porque quienes lo impulsan creen ser héroes de algo. Mientras no entendamos de qué, no vamos a poder enfrentarlos eficazmente.

by Fede at November 26, 2016 12:45 PM